Lar de Ricobao

El LAR es para el gallego lo mismo que su patria, su familia, su rincón amado, sus cariños íntimos, sus amores todos, sus antepasados, lo que no se olvida jamás, lo que vive perenne en el recuerdo hasta la muerte.
Lar de Ricobao

Decir nuestro campesino ¡miña casiña, meu lar!, es expresar lo que hay para él de más querido, de más puro, de más eterno, de más santo.
 El LAR es como el templo donde la familia tiene su culto y sus patriarcales y consuetudinarias ceremonias domésticas, que van sucediéndose de padres a hijos;  generación tras generación.
y la ausencia del LAR ha engendrado en el espíritu galaico el sentimiento de la MORRIÑA porque en él se reúnen las afecciones que se simbolizan y perpetúan el respeto a los antepasados y el amor a la descendencia.

Tanto y tan hondo es el cariño al LAR en su aspecto de mantenedor y continuador de la familia, que aún hay comarcas en las cuales es costumbre desparramar sobre la piedra o piedras del nuevo LAR un puñado de cenizas del antiguo, con el fin de que la legendaria unión familiar no se extinga, o por lo menos no se rompa ni se trunque.

Eladio Rodríguez González
 (Diccionario enciclopédico gallego-castellano)