Filosofía

Comenzamos este proyecto con un objetivo claro: Hacer el mejor vino posible.

La calidad es el primero de nuestros intereses empresariales.  Nuestro más valioso activo es una tradición milenaria en el entorno privilegiado de la Ribeira Sacra. Un valioso activo al alcance de muy pocos.

Lo que marca la diferencia entre un vino corriente y un gran vino es el respeto a los ingredientes. Por eso todos nuestros viñedos son trabajados y recolectados exclusivamente a mano, con el el mimo y la experiencia transmitidos de generación en generación.

Elaboramos nuestros vinos de forma natural y es este pequeño gran gesto  lo que permite que la personalidad de la Ribeira Sacra se manifieste en cada copa.

En nuestros viñedos sólo se trabaja con técnicas agrícolas tradicionales, ecológicas y sostenibles.

Vinos distintos cada año, en ediciones limitadas y embotelladas justamente en el momento en que el caldo ha alcanzado su punto óptimo de maduración.

Agradecidos con la tierra, con el aire, con el agua, con todos los elementos que  aportan algo a nuestras vides. Por eso nuestra pequeña bodega se alimenta exclusivamente de energías renovables.

LAS HISTORIAS DE NUESTROS VINOS